Clínica Estévez

Unidad de digestivo

Unidad de Endoscopia

La endoscopia digestiva es la exploración de parte del aparato digestivo mediante un instrumento, el endoscopio, que permite la visión del interior del tubo digestivo posibilitando el diagnóstico de la patología que se asienta en él.

Los endoscopios disponen de una cámara de video y de un canal de trabajo para la introducción de instrumental (pinzas, agujas, asas de diatermia) que permiten la toma de muestras de biopsia para el diagnóstico de diversas enfermedades de la mucosa digestiva e, incluso, la extirpación de lesiones con riesgo de degeneración cancerosa.

Dependiendo del orificio natural empleado y del tipo de endoscopio utilizado, podemos distinguir diferentes técnicas:

 

Gastroscopia (endoscopia digestiva alta)

Consiste en la exploración, mediante un endoscopio flexible, del esófago, estómago y duodeno. Asimismo permite la obtención de muestras de biopsia para completar el diagnóstico de las enfermedades que afectan a estos órganos como son las complicaciones de la Enfermedad por Reflujo Gastro-Esofágico (ERGE) o de la cirrosis hepática, los distintos tipos de gastritis, las úlceras gástricas y duodenales, el diagnóstico de infecciones como las causadas por Helicobacter Pylori o candida Albicans  etcétera.

 

Colonoscopia (endoscopia digestiva baja)

Es la exploración, mediante un endoscopio flexible, de todo el intestino grueso y, ocasionalmente, de la parte final del intestino delgado. Para esta exploración es necesaria la preparación (limpieza) del intestino que permita la correcta visión de la mucosa intestinal. Para evitar las molestias que pueda generar la prueba, ofrecemos a nuestros pacientes la posibilidad de realizarla bajo sedación profunda realizada por Especialistas en Anestsia. La colonoscopia es la prueba más efectiva para el diagnóstico del cáncer Colorectal, la diverticulosis colónica y la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Colitis Ulcerosa y Enfermedad de Crohn).

 

Endoscopia terapéutica

La endoscopia, tanto alta como baja, no sólo es la técnica más precisa de que existe para el diagnóstico de muchas patologías del tubo digestivo, sino que también nos permite realizar tratamientos sobre muchas de ellas:

  • Polipectomía y mucosectomía endoscópica 
  • Ablación endoscópica de tumores y lesiones precancerosas
  • Tratamiento endoscópico de lesiones sangrantes 
  • Dilatación endoscópica de estenosis
  • Inyección de Toxina Botulínica en Acalasia